Caos en las repatriaciones de Bangladesh

Bangladesh parece estar listo para comenzar la repatriación de los refugiados rohingya a Myanmar el jueves, a pesar de la abrumadora evidencia de que ninguno está dispuesto a regresar voluntariamente. Miles de refugiados rohingya que habían sido incluidos en una lista “aprobada” para su regreso a Myanmar este mes se han escondido por miedo a que, a pesar de las garantías de las autoridades de Bangladesh de que la repatriación será “totalmente voluntaria”, las fuerzas de seguridad se abalancen sobre ellos por la noche, los acorralen desde sus chozas y los envíen por la fuerza a través de la frontera.

Los pocos que al parecer están dispuestos a regresar son 450 familias hindúes que figuran en la lista de 2.260 refugiados que han sido examinados y aprobados por Myanmar para volver. ACNUR, que se ha opuesto activamente a los planes de repatriación debido a la preocupación de que las condiciones actuales en Myanmar no garantizan los derechos y la seguridad de los rohingya, inició un proceso de entrevistas a todos los refugiados de la lista para determinar si querían regresar, pero tuvo dificultades para encontrar a la mayoría de ellos.

Sin ganas de volver

Pero para el miércoles por la noche, horas antes de que comenzara la repatriación, ACNUR había hablado con sólo 48 familias que dijeron que no querían regresar a Myanmar en las condiciones actuales.

El comisionado para los refugiados de Bangladesh no estuvo disponible el miércoles por la noche para hacer comentarios sobre si las repatriaciones se llevarían a cabo a pesar de la resistencia masiva.

Qadar, que como muchos rohingya utiliza un nombre, dijo que, sólo desde el campamento de Jamtoli, varios miles de refugiados se habían escondido en los bosques y las colinas cercanas desde el miércoles por la noche para asegurarse de que no fueran enviados de vuelta a Myanmar contra su voluntad.

“Casi todos los refugiados que figuran en la lista han desaparecido”, dijo Qadar, que se encontraba entre los que se refugiaban en el bosque. “Muchos dicen que en esta situación las fuerzas de seguridad recogerían a otros rohingya que no están en la lista y los empujarían al otro lado de la frontera para cumplir con sus objetivos relacionados con la repatriación.

En Myanmar, a menudo, los hombres rohingya huíamos de nuestras aldeas y pasábamos las noches escondidos en los bosques y las colinas para evitar ser arrestados por las fuerzas birmanas, que por lo general hacían redadas nocturnas”, añadió. “Nunca pensamos que incluso en Bangladesh algún día tendríamos que escondernos en el bosque de esta manera bajo el cielo abierto.”

Miedo a posibles represalias

Los temores en los campos de Cox’s Bazar, especialmente en Jamtoli, Unchiprang y Chakmarkul, se intensificaron el miércoles cuando el ejército, la policía y los paramilitares se movilizaron para tratar de impedir que más familias rohingya se escondieran y evitar así su repatriación de vuelta a Myanmar. Reinaba la confusión, ya que no estaba claro si las repatriaciones comenzarían el jueves, según el calendario establecido por los gobiernos de Myanmar y Bangladesh.

Los refugiados rohingya le contaron al Guardián de las múltiples maneras en que las autoridades de Bangladesh estaban tratando de “persuadir” a los refugiados para que regresaran, incluso diciéndoles que era la única manera de conseguir que el gobierno de Myanmar les diera derechos y ciudadanía.

También hicieron amenazas directas. Saifullah, que vive en el campamento de Balukhali, dijo que el CIC había advertido a los mayas de “acciones severas” si los rohingya que están en la lista de repatriación no regresan a Myanmar.

“El CIC ha estado diciéndole a los refugiados rohingya que enfrentarán dificultades si no regresan a Myanmar”, dijo. “Amenazan con dejar de suministrar raciones a los refugiados, diciendo que se les prohibirá trabajar con las diferentes ONG y que no tendrán libertad de movimiento”.

Intento de control por parte de la ONU

La ONU ha pedido a ambos gobiernos que pongan fin a los planes de repatriación “precipitados”, pero las peticiones parecen haber caído en saco roto. Sin embargo, Bangladesh trató de calmar el pánico dando instrucciones a las ONG de que mantuviera su compromiso con los retornos voluntarios y de que todas las ONG continuaran su labor como de costumbre el jueves.

Hay más de 700.000 refugiados rohingya viviendo en Cox’s Bazar que huyeron de la brutal represión de los militares de Myanmar en agosto de 2017, que la misión de investigación de la ONU calificó de genocidio. Durante la violencia se violó a mujeres, se masacró a niños y se asesinó a miles de personas, mientras que la mayoría de las aldeas Rohingya en el estado de Rakhine fueron quemadas hasta los cimientos. Según el jefe de la misión de investigación de la ONU, el genocidio en Rakhine contra la minoría musulmana “sigue en curso” y esta semana hubo manifestaciones entre las comunidades budistas de Rakhine que protestaron contra el regreso de los rohingya.

Myanmar ha insistido en que están listos para regresar y ha echado la culpa de cualquier retraso a la puerta de Bangladesh. Las autoridades han declarado que los refugiados de Cox’s Bazar serán procesados en uno de los dos centros construidos por Bangladesh y luego transportados de vuelta a Myanmar en barco o por tierra al campo de transición de Hla Po Khaung, en el estado de Rakhine.

El gobierno de Myanmar ha asegurado a la comunidad internacional que los rohingya serán alojados en nuevas viviendas construidas en Maungdaw, una de las tres zonas donde los rohingya habían vivido antes de la represión, aunque no se les permitirá viajar fuera del municipio.