Para una persona ciega todo es más difícil

Para una persona ciega todo es más difícil

Con cincuenta y dos años, Teresa Palahí es una mujer vital y optimista, a quien su discapacidad visual no le ha impedido ser una líder. A los nueve años le empezó una degeneración macular y ve un 0,3 sobre 10 puntos. No descarta que la medicina le permita algún día de recuperar la vista, pero de momento trabaja para que se reconozcan los derechos de las personas con discapacidad. De esta lucha, ha hecho bandera y carrera: empezó en un departamento comercial de la ONCE de muy jovencita y hoy es la secretaria general.

Sigue leyendo